Por Edson Domínguez

 

Madre, 

dime,

explícame

que no entiendo

estos tiempos,

que contradicen tus palabras,

que contradicen tus creencias,

que contradicen tu espíritu.

 

Y siendo tu hijo,

comparto tus sentimientos

y por eso sufro,

en silencio,

pero sé que no sufro solo,

sé que también por dentro te fulminan

esas escenas de odio,

esas escenas de horror,

esos momentos en que el amor murió.

Pero yo creo,

en mi corazón,

que tú puedes contestarme,

que puedes inspirarme

a no rendirme,

a no caer de bruces por el peso en mi espalda,

por el peso de la desesperanza.

 

Madre,

dime,

¿Podemos ser rebeldes?

¿Podemos resistir?

¿Podemos sonreír

aun si en el interior

nos carcome el dolor?

Pues siento

que estos tiempos

cada vez me dejan más gris,

que cada vez me siento más infeliz.

 

Madre,

dime

¿Podremos sobrevivir?